Gobierno de Chile

Consejo Nacional de Desarrollo Urbano

Medidas para implementar una política de suelo para la integración social urbana

 

 “Nuestras ciudades son la expresión construida de nuestras desigualdades. Viviendo en un lugar u otro de nuestras ciudades, se abren muy diferentes oportunidades. Si asumimos que la buena ciudad es un derecho de todos, no podemos seguir construyéndola con las mismas diferencias que hay en los ingresos. El Estado debe ordenar el acceso a los bienes urbanos para todos” Programa de Gobierno 2014-2018, Presidenta Michelle Bachelet).

 

Estas son las palabras con las que la Presidente Bachelet designa al Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU) en abril del 2014, poniendo la desigualdad urbana como la principal debilidad de nuestras ciudades y la principal prioridad de la agenda de implementación de la Política Nacional de Desarrollo Urbano aprobada por el Presidente Sebastián Piñera.

 

Es en este marco, que en su mensaje del 21 Mayo de 2014, la Presidenta solicita expresamente al CNDU “que formulará una propuesta de reforma en materia de suelo, que nos permita implementar una política que garantice integración social y se prioricen los fines sociales sobre los particulares”.   Para lo cual, el CNDU desarrolla durante el segundo semestre del 2014 un intenso proceso de sesiones y debates públicos de antecedentes y medidas, a lo que se suman  los valiosos aportes externos de cuatro encuentros regionales con actores públicos y privados, y los aportes de centros estudios, partidos políticos, organizaciones no gubernamentales y diversas instituciones públicas y privadas.

 

Este debate logró reconocer que las desigualdades que se manifiestan en muchos ámbitos de la vida nacional, desde la educación a la salud, se expresan se manera dramática en nuestras ciudades y barrios, bajo diversas formas de exclusión social e inaceptables condiciones de desigualdad de estándares urbanos entre barrios y sectores de nuestras urbes, en gran parte debido a la debilidad de los instrumentos públicos para gestionar integradamente el suelo urbano y la inversión pública.

 

Aunque aún también se reconoce que esta mirada social de nuestras ciudades ha tendido en la última década a reemplazar gradualmente la prioridad en las políticas de acceso masivo a viviendas y urbanización por la prioridad en el acceso a la calidad urbana o el derecho a la ciudad, debemos reconocer que este debate es aún conflictivo y lleno de prejuicios en contra de la integración social.  Esta es la razón por la cual avanzar en consensos políticos que reconozcan a la segregación social y la desigualdad como graves amenazas a la sustentabilidad general de nuestra sociedad, es un enorme avance.

 

La propuesta de “Política de Suelo para la Integración Social” contenida en este documento hace explícitos los objetivos sobre integración social de la “Política Nacional de Desarrollo Urbano”, lo que da continuidad a una tarea de Estado.   Estos objetivos se han expresado en propuestas concretas  aplicables en tres ejes de acción:

 

Eje 1 / nuevo marco normativo que promueva integración social urbana

Eje 2/ mayor rol del estado en la regeneración de la ciudad segregada

Eje 3/ nuevo rol de la sociedad civil en la construcción participativa de la ciudad.

 

El mensaje del Consejo es claro. No existe una sola medida o solución mágica que resolverá la actual condición inequitativa de las ciudades chilenas. Se requiere de la combinación de medidas regulatorias, de incentivos, de inversión pública y traspaso de poder a las comunidades.

 

Consideramos que las desigualdades en nuestras ciudades han llegado un punto crítico que requieren de un cambio de rumbo en el Estado.  Es por ello, que todos los consejeros, sin distinción, han establecido que esta debe ser una prioridad nacional.  Esta visión se sintetiza en este Informe, respondiendo al anhelo de ciudades más justas, más integradas socialmente y con mayor cohesión social, base de una mejor sociedad.

 

Quiero reconocer a la Presidenta Michelle Bachelet por la confianza puesta en el CNDU y  agradecer especialmente a los consejeros y su representantes por su activa participaron en proceso de discusión y elaboración de estas propuestas, por su permanente generosidad, apertura al diálogo y a la búsqueda de consensos para avanzar en un tema donde, a pesar de las coincidencias en el diagnóstico, aún reinan las visiones divergentes respecto a las soluciones.  Ahora, la tarea de las autoridades nacionales de este y los próximos gobiernos es recoger estas propuestas y avanzar en su implementación.

Bajar documento completo en Medidas para una Política de Suelo