Gobierno de Chile

Consejo Nacional de Desarrollo Urbano

Cambio Urbano: Congreso aprobó ley de aportes al espacio público

 

mercurio - ley de aportes

“Esta ley es la reforma a la planificación urbana más relevante en 40 años (…). No solo hará más justa e integral la planificación urbana, igualando derechos con deberes” dice Luis Eduardo Bresciani, presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, respecto a la aprobación de la Ley de Aportes al Espacio Público, complementando que este cambio urbano “posibilitará una nueva etapa de cooperación público-privada-sociedad civil para garantizar un desarrollo urbano más sustentable” .

Según estimaciones del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) solo el 5% de los proyectos inmobiliarios se hacen cargo hoy del impacto vial que generan. La ley vigente establece que solo aquellos proyectos residenciales con más de 250 estacionamientos y los comerciales con más de 150 realicen un Estudio de Impacto al Sistema de Transporte Urbano (Eistu), con recursos para efectuar obras de mitigación. Para contravenir la exigencia, muchos desarrolladores, entonces, construyen proyectos con menos estacionamientos, y el impacto vial que generan no es resuelto. Este vacío es el que busca corregir la nueva ley de aportes al espacio público, ingresada en 2012 por el gobierno anterior y aprobada ayer por amplia mayoría en su tercer trámite en la Cámara de Diputados (99 a favor, ninguno en contra y dos abstenciones).Con este trámite, el proyecto se convertirá en ley en las próximas semanas una vez que una comisión mixta corrija la redacción de tres incisos (ver recuadro) sobre lo cual hay acuerdo.

La nueva normativa establece dos instrumentos: las mitigaciones, que son obras concretas y medidas de gestión de tránsito en el entorno próximo al proyecto. Las deberán ejecutar los proyectos “de impacto relevante” (se definirá ese concepto en el reglamento), como ampliaciones de calles semáforos, ingresos, y peatonalizaciones, entre otros, que serán definidas en informes de mitigación vial (IMIV).

El otro instrumento son los aportes al espacio público, que cumplirán los proyectos por densificación; es decir, los que se construyan en un terreno urbanizado (no en nuevos loteos). En este caso, los desarrolladores entregan recursos hasta por el 44% del avalúo fiscal del terreno. Estos fondos pasan a financiar un plan comunal o intercomunal (en caso de ciudades metropolitanas) de obras, y se invierten en un 70% en proyectos de movilidad.

Se debe entender que la tramitación tiene pendiente la revisión de tres incisos, cuya redacción será corregida por una comisión mixta. Uno establecía que el permiso de construcción se otorgaba una vez terminado el informe de impacto vial. También se revisará un artículo que permitirá que se realicen recepciones municipales, sin que las obras de mitigación estén garantizadas. Asimismo, se corrige una disposición que permitía construir obras que no estaban en los planes de infraestructura.

Fuente El Mercurio

Infografía:

Situación actual:

Solo mitigan proyectos comerciales con más de 150 estacionamientos; y proyectos residenciales con más de 250 estacionamientos (5% del total).

El cambio que incorpora la normativa Con la nueva Ley de Aportes todos los proyectos inmobiliarios públicos y privados deben mitigar o aportar proporcional mente, según las externalidades que generan.

La nueva Ley:

  • Mitigaciones: Son obras y medidas de gestión de tránsito en el entorno próximo al proyecto, para neutralizar efectos negativos en el transporte local.
  • Área de influencia: Se ejecutan proyectos con un impacto vial entre ocho y 12 intersecciones (en caso de proyectos de gran impacto, con más de 1.000 viajes en auto).
  • Se crean los Informes de Mitigación Vial (IMIV),que se podrán presentar con un sistema electrónico.

Aportes al espacio público: Los proyectos por densificación (obras en suelo urbanizado) entregan dinero hasta por el 44% del avalúo fiscal del terreno.

Se crean planes comunales de inversión en movilidad y espacio público: Incluyen obras que se financian con los aportes. Al menos 70% se debe invertir en movilidad y el resto en espacios públicos.

En ciudades de muchas comunas (Santiago, Valparaíso y Concepción, por ejemplo) se crean los “planes intercomunales de inversiones en movilidad y espacio público” Los aprueban los gobiernos regionales y los municipios. En ellos se invierte el 40% de los aportes.